Category : Marketing

HomeArchive by Category "Marketing" (Page 2)

Cómo elaborar un plan de marketing internacional

El plan de marketing internacional es un componente fundamental de la internacionalización de las empresas, puesto que no sólo funciona como hoja de ruta durante el proceso, sino que ayuda a que todas las decisiones tomadas contribuyan de manera conjunta a alcanzar las metas y los objetivos necesarios para expandirse internacionalmente.

En este sentido, el plan de marketing internacional será clave para determinar hacia dónde se dirige la empresa con su expansión, qué quiere conseguir y cómo va a llevarlo a cabo, de cara al posicionamiento de la empresa en el mercado.

International

Antes de comenzar nuestro plan de acción para un nuevo mercado, hemos de tener en cuenta diferentes aspectos y variables del mismo para adaptar nuestras actuaciones, por ello, lo primero que hay que hacer es definir los objetivos, no sirve con poner “quiero vender”, sino que hemos de definir correctamente y medir los hitos que queremos conseguir (por ejemplo, vender 80.000€ durante el primer año, conseguir 300 clientes potenciales en un mes, etc) Todos estos hitos se deberán ir siguiendo periódicamente para detectar si se están cumpliendo o no los objetivos definidos.

Para la realización de un eficaz y sostenible plan de marketing internacional hemos de analizar, como mínimo, los siguientes puntos:

  1. Análisis del mercado y la situación internacional

Cuando se comienza a trabajar con mercados internacionales es necesario tener muy presente la actualidad que se está viviendo en el mercado objetivo tanto en lo referente a la economía, política, cultura, legislación como demografía. Este estudio de marketing internacional va a servir para cuantificar en qué medida las características propias del nuevo mercado pueden influir en nuestra estrategia, con el fin de poder adaptar nuestro producto y modelo a dicho mercado.

Para ello, los estudios por países de ICEX nos dan información de diferentes mercados, datos de exportación e inversión o noticias de actualidad entre otros.

  1. Análisis del público objetivo

Una vez analizadas las variables macro del mercado, hemos de identificar a nuestro público objetivo y analizar cuáles son las tendencias de consumo y los hábitos de compra.  Nuestro tipo de cliente no tiene por qué ser el mismo que en el mercado de origen, puede cambiar en algún aspecto y hemos de identificarlo correctamente.

  1. Empresas competidoras

Hay que tratar de recopilar la mayor información posible sobre aquellas empresas locales que ofrecen productos o servicios similares, ya sean o no líderes en el mercado. Con dicho análisis, podremos identificar nuestra ventaja competitiva y disponer de un valor añadido para los clientes potenciales.

Para facilitar el análisis, existen ciertas herramientas de búsqueda que sirven para analizar a la competencia como son las asociaciones locales o directorios especializados y, una vez identificados, podemos seguir sus movimientos a través de Internet con herramientas como  SemRush, Google Trends o Alexa.

  1. Análisis interno de la empresa

En este punto es importante tener en cuenta las capacidades internas de la empresa (organización, recursos, cultura, marca…) y analizar los puntos fuertes y débiles de la misma. Hemos de conocer nuestras fortalezas para aprovecharlas a la hora de entrar en un mercado y las debilidades para hacerles frente durante el proceso de expansión. Este análisis no es algo banal, sino que es muy importante para la buena adaptación de la estrategia y de la empresa a la hora de prospectar e introducirse en un nuevo mercado.

  1. Marketing mix

Él último paso del plan de marketing internacional es de lo más importante, puesto que se trata de la adaptación y definición de la estrategia para la entrada en el mercado basada en: precio, producto, distribución, comunicación, personas y procesos, las famosas 6p’s.

Por último, hemos de definir nuestro plan de acción con tareas concretas y definidas en el tiempo, de manera que nos permita realizar un análisis periódico de los resultados. Todo ello bajo un presupuesto destinado y estructurado que deberemos revisar y, sobre todo, teniendo en cuenta que un plan de marketing internacional debe estar pensado como mucho para los próximos 1-2 años y que hemos de realizar un plan específico para cada mercado, puesto que cada uno tiene una idiosincrasia y cultura diferente y hemos de adaptarnos si queremos consolidar nuestra empresa en nuevos mercados.

Read More

La importancia del seguimiento comercial en empresas de servicios

Toda empresa, independientemente del tamaño y la actividad, debe llevar a cabo procesos de post venta y seguimiento comercial de sus clientes. Tenemos que tener en cuenta que operamos en un mercado competitivo en el que la oferta es cada vez más grande y la demanda cada vez más pequeña.

Post venta

En este entorno, debemos cuidar muy bien a nuestros clientes y estar siempre dónde y cuándo nos necesiten. El seguimiento de éstos se debe llevar a cabo desde la creación del lead (un lead es un cliente potencial que ha mostrado cierto interés por nuestro servicio) hasta después de la compra y satisfacción del servicio.

  1. Consecución del lead.
  2. Llamada y reunión: Tras la generación del lead, el siguiente paso es ir a visitar la empresa, o si el tiempo o la distancia no lo permiten, hacer una audio o videoconferencia para hablar de la situación de la compañía, de sus necesidades, sus intereses… Este punto es muy importante, ya que si no realizamos un seguimiento comercial del lead, podemos perderle y que se vaya a la competencia.
  3. Demostración o prueba: Hay casos en los que el servicio es demasiado complejo y precisa una formación tecnológica o requiere de una prueba previa para conocer su funcionamiento (por ejemplo: software informático).
  4. Oferta: Una vez que el cliente potencial muestra un interés claro por nuestro producto o servicio pasamos a elaborar la oferta o el presupuesto adaptado a sus necesidades.
  5. Cierre de oferta.
  6. Post venta: además del soporte técnico, comercial, etc., muy valorado en servicios, debemos llevar a cabo un seguimiento periódico del cliente para saber si está contento con el servicio o si le surgen otras necesidades. Si está satisfecho, este proceso nos permitirá saber por qué gusta nuestro servicio y cómo podemos volver a trabajar con él, y si está insatisfecho nos permitirá saber por qué y, si es posible, compensarle para que siga confiando en nosotros.

SatisfacciónEn mercados internacionales, aunque se complica por la distancia y la diferencia horaria en según qué países, se debe llevar a cabo un seguimiento comercial del cliente igual que en el mercado nacional. No podemos dejar de lado a un cliente cuando hayamos finalizado el servicio, sino que tenemos que seguir siendo su empresa de referencia, y para eso no basta con tener un buen servicio.

Para llevar a cabo un buen seguimiento comercial es muy importante la sistematización del proceso, es decir, organizar un sistema rutinario en función del tipo de cliente, de proyecto, de país, etc. Este proceso permite que la tarea de seguimiento comercial sea mucho más sencilla y eficaz, por ello, es recomendable el uso de herramientas de gestión como el CRM (Customer Relationship Management) que permiten, además de tener toda la información actualizada y disponible de los clientes, cualificar los contactos en función de su importancia y gestionar su seguimiento estableciendo para ello una sistemática de acciones, parte de ellas automatizables.

Base de DatosLos clientes de una compañía tienen que clasificarse en función de su importancia, variable que dependerá de otras como tamaño del proyecto, recurrencia, antigüedad, etc. y así, clasificarlos por el sistema ABC, desde los más importantes (A) hasta los menos importantes (C).

Una vez cualificados, podemos incorporarles un proceso de seguimiento acorde con su importancia y, además, la propia herramienta nos avisará de cuándo, cómo y con quién tenemos que contactar.

En resumen, no debemos dejar de lado a un cliente sobre todo tras la venta y debemos llevar a cabo tareas de seguimiento periódicas adaptadas a la importancia y tipología de cada cliente.

Read More

¿Para qué sirve tener un plan estratégico?

Muchos empresarios se hacen esta misma pregunta, “¿Para qué sirve tener un plan estratégico de mi empresa?”, sobre todo con la rapidez de los cambios que estamos viviendo ahora. Pues bien, ahora más que nunca es cuando hay que pensar en el marketing estratégico.

StrategyLa estrategia es la base del camino hacia el éxito empresarial, sin estrategia la empresa no tiene rumbo, no podemos mirar siempre a corto plazo, hay que mirar más allá. Por eso, un plan estratégico ayuda a las empresas a establecer objetivos y a recogerlos junto con los métodos de actuación para conseguirlos, les ayuda a decidir cómo actuar y a comprender y unificar ideas.

Muchas son las empresas azotadas por la crisis que necesitan iniciar una reorientación empresarial y buscar nuevas actividades en mercados de sectores diferentes y, para ello, deben elaborar un plan estratégico específico para dicha reorientación.

Para elaborar un buen plan estratégico debemos tener claras dos ideas: dónde estamos y dónde queremos estar, ya que el plan estratégico se basa en plasmar el camino que la empresa debe seguir para llegar de donde está ahora a donde quiere estar.

No hay un plan de acción estándar para todas las empresas sino que cada una debe adaptarlo a su propia empresa y a su cultura y valores. Sin embargo, algunos aspectos que debe contener un plan estratégico son los siguientes:

Equipo humano

  1. Presentación
  2. Introducción
  3. Misión, visión y valores de la empresa
  4. Análisis de la situación actual (Análisis DAFO)
  5. Formulación de estrategias
  6. Plan de acción (métodos de actuación)

Es fundamental que el plan de acción sea práctico, posible y adaptado a la realidad y a los recursos disponibles de las empresas y que, además de marcar el rumbo de la empresa, se pueda empezar a implementar lo antes posible.

Por ello, Practical Team ayuda a empresas que necesiten un plan estratégico para sus empresas y les acompaña en el proceso de elaboración y de implantación del mismo, desde el análisis previo de la empresa, hasta el seguimiento de la consecución de los objetivos planteados, pasando por la definición de la estrategia.

Un plan estratégico es el cuaderno de bitácora de la empresa, donde plasmar dónde se encuentra actualmente, dónde quiere llegar, qué va a hacer para conseguirlo y, sobre todo, mantener un seguimiento de los objetivos definidos para ver si se están cumpliendo.

Si el rumbo de la empresa va encaminado a los mercados exteriores, siempre es bueno hacer un repaso de algunos de los consejos que ya ofrecíamos en post anteriores o incluso de los errores más comunes que suelen cometer las empresas en su proceso de internacionalización.

Read More