Expansión, crecimiento e internacionalización

Cómo adaptar nuestra página web al mercado internacional

Uno de los objetivos de la estrategia de internacionalización empresarial pasa por dotar de mayor visibilidad a nuestra marca en el mercado internacional. En este sentido, una de las herramientas fundamentales para llevarlo a cabo, es la creación de una página web que permita a los usuarios conocer más acerca de nuestra compañía y de nuestros productos y servicios.

No debemos caer en el error de copiar y pegar nuestra página web local, sino que hemos de tener en cuenta una serie de aspectos que deben desarrollarse para mejorar la presencia digital de nuestra empresa:

  1. Contenido adaptado según el mercado

Además de contar con una buena traducción profesional, hay que tener en cuenta factores como educación, cultura, tradiciones o hábitos de otros mercados. Las diferentes versiones de nuestra web no deben compartir el mismo contenido, sino que, siguiendo una estructura e imagen corporativa similar, se deben adaptar al territorio geográfico al que nos dirijamos, como lo hace Vea Global en sus versiones española y mexicana. Por ello, hemos de hacer un análisis de las palabras clave de búsqueda locales o fijarnos en algún competidor local para poder adaptarlo.

  1. Posicionar el producto o servicio que queremos priorizar en ese mercado

En anteriores post os hemos contado la importancia de priorizar productos para los nuevos mercados, hemos de comunicar principalmente dichos productos en la web adaptada al mercado, y no todo el catálogo, puesto que si no perderemos visibilidad y las ventajas que la selección de producto nos aporta.

  1. Añadir datos e imágenes que transmitan cercanía

Imágenes que compartan la cultura o la raza del mercado del destino, datos de contacto locales (teléfono, email o, si se puede, una dirección) y la publicación de referencias, colaboraciones o casos de éxito con empresas locales, transmitirán cercanía a los usuarios y generará confianza hacia nuestra empresa tal y como hace SoftDoit en su sitio web.

  1. No utilizar banderas para cambiar de idioma

Si un estadounidense quiere seleccionar la web en inglés, no tiene por qué hacer clic en la bandera de Reino Unido, o un mejicano que desee la web en castellano y deba seleccionar la bandera española, o viceversa. Puede parecer una acción insignificante pero con este método estamos excluyendo a un determinado público que tiene que seleccionar una bandera que con la que no se siente identificado, a pesar de compartir mismo idioma. Una alternativa es crear un menú desplegable como el que tiene Guinaz en su web para seleccionar todos los idiomas, por ejemplo, “Español” e “Inglés”.

  1. Compra de dominio web según la geografía

Uno de los problemas digitales al que nos enfrentamos al dirigirnos a un público multicultural  es el posicionamiento SEO en los diversos países. Para facilitar esta tarea, la compra de los dominios del mercado en destino al que van enfocados nuestros esfuerzos comerciales, puede ayudarnos a posicionarnos de manera online. Una empresa que pone en práctica esta técnica es Adidas.

Dominios

  1. Sistemas de pago en e-commerce

Teniendo en cuenta que en cada país los sistemas de pago pueden ser diferentes, habrá que realizar un previo análisis para identificar aquellos portales de venta online más populares en el mercado para incluirlos en las distintas versiones de idiomas de nuestra web, así generaremos confianza en el usuario.

  1. SEO en los buscadores propios de cada país

Mientras que en España Google es el rey de los buscadores online, en Rusia es Yandex, en China Baidu y en Corea del Sur, Naver. Lo que esto nos indica es que es preciso llevar acciones de posicionamiento de nuestras palabras clave en cada uno de los buscadores. Lo mismo sucede con las Redes Sociales, hay muchos mercados en los que coinciden, pero existen redes sociales que triunfan en mercados internacionales y en las que hemos de estar presentes.

  1. Cuidado con los aspectos legales

Hemos de cumplir con los requisitos legales del mercado, desde políticas de publicidad, cookies o protección de datos en los formularios de contacto.

Derechos legales PT

Read More

Cómo elaborar un plan de marketing internacional

El plan de marketing internacional es un componente fundamental de la internacionalización de las empresas, puesto que no sólo funciona como hoja de ruta durante el proceso, sino que ayuda a que todas las decisiones tomadas contribuyan de manera conjunta a alcanzar las metas y los objetivos necesarios para expandirse internacionalmente.

En este sentido, el plan de marketing internacional será clave para determinar hacia dónde se dirige la empresa con su expansión, qué quiere conseguir y cómo va a llevarlo a cabo, de cara al posicionamiento de la empresa en el mercado.

International

Antes de comenzar nuestro plan de acción para un nuevo mercado, hemos de tener en cuenta diferentes aspectos y variables del mismo para adaptar nuestras actuaciones, por ello, lo primero que hay que hacer es definir los objetivos, no sirve con poner “quiero vender”, sino que hemos de definir correctamente y medir los hitos que queremos conseguir (por ejemplo, vender 80.000€ durante el primer año, conseguir 300 clientes potenciales en un mes, etc) Todos estos hitos se deberán ir siguiendo periódicamente para detectar si se están cumpliendo o no los objetivos definidos.

Para la realización de un eficaz y sostenible plan de marketing internacional hemos de analizar, como mínimo, los siguientes puntos:

  1. Análisis del mercado y la situación internacional

Cuando se comienza a trabajar con mercados internacionales es necesario tener muy presente la actualidad que se está viviendo en el mercado objetivo tanto en lo referente a la economía, política, cultura, legislación como demografía. Este estudio de marketing internacional va a servir para cuantificar en qué medida las características propias del nuevo mercado pueden influir en nuestra estrategia, con el fin de poder adaptar nuestro producto y modelo a dicho mercado.

Para ello, los estudios por países de ICEX nos dan información de diferentes mercados, datos de exportación e inversión o noticias de actualidad entre otros.

  1. Análisis del público objetivo

Una vez analizadas las variables macro del mercado, hemos de identificar a nuestro público objetivo y analizar cuáles son las tendencias de consumo y los hábitos de compra.  Nuestro tipo de cliente no tiene por qué ser el mismo que en el mercado de origen, puede cambiar en algún aspecto y hemos de identificarlo correctamente.

  1. Empresas competidoras

Hay que tratar de recopilar la mayor información posible sobre aquellas empresas locales que ofrecen productos o servicios similares, ya sean o no líderes en el mercado. Con dicho análisis, podremos identificar nuestra ventaja competitiva y disponer de un valor añadido para los clientes potenciales.

Para facilitar el análisis, existen ciertas herramientas de búsqueda que sirven para analizar a la competencia como son las asociaciones locales o directorios especializados y, una vez identificados, podemos seguir sus movimientos a través de Internet con herramientas como  SemRush, Google Trends o Alexa.

  1. Análisis interno de la empresa

En este punto es importante tener en cuenta las capacidades internas de la empresa (organización, recursos, cultura, marca…) y analizar los puntos fuertes y débiles de la misma. Hemos de conocer nuestras fortalezas para aprovecharlas a la hora de entrar en un mercado y las debilidades para hacerles frente durante el proceso de expansión. Este análisis no es algo banal, sino que es muy importante para la buena adaptación de la estrategia y de la empresa a la hora de prospectar e introducirse en un nuevo mercado.

  1. Marketing mix

Él último paso del plan de marketing internacional es de lo más importante, puesto que se trata de la adaptación y definición de la estrategia para la entrada en el mercado basada en: precio, producto, distribución, comunicación, personas y procesos, las famosas 6p’s.

Por último, hemos de definir nuestro plan de acción con tareas concretas y definidas en el tiempo, de manera que nos permita realizar un análisis periódico de los resultados. Todo ello bajo un presupuesto destinado y estructurado que deberemos revisar y, sobre todo, teniendo en cuenta que un plan de marketing internacional debe estar pensado como mucho para los próximos 1-2 años y que hemos de realizar un plan específico para cada mercado, puesto que cada uno tiene una idiosincrasia y cultura diferente y hemos de adaptarnos si queremos consolidar nuestra empresa en nuevos mercados.

Read More

Preguntas que un emprendedor debe responder a un inversor

Los inversores privados y “business angel” están observando un fuerte crecimiento de propuestas de negocio que muchos emprendedores les están presentando.

Preguntas

Sin embargo, convencer a estos inversores no es sencillo y el emprendedor debe preparar un buen “business plan” para presentarlo frente al posible inversor. Por eso, la presentación debe estar muy bien preparada y el emprendedor debe ser capaz de responder con claridad y solvencia cualquier tipo de pregunta.

La empresa española eGauss ha  puesto en marcha el denominado certificado ER que contiene las 35 preguntas que todo inversor realiza a un emprendedor:

  •  SOBRE TECNOLOGÍA O PRODUCTO:

1.    ¿Cuál es el problema que resuelve tu tecnología, producto o servicio? Ésta es una de las más importantes. Se trata de explicar qué hace tu empresa, a qué se dedica, qué vende y si esta novedad viene a solucionar un problema de un determinado público o colectivo o responde a una demanda. Si no es así, la idea no sirve de mucho.

2.    ¿Cómo se resuelve ese problema sin tu producto? Debes explicar qué otras alternativas existen hasta ahora en el mercado para dar respuesta a esa necesidad.

3.    ¿Por qué merece la pena solventar ese problema con tu servicio? Hay que saber explicar qué diferencia a tu propuesta de las que ya existen en el mercado y por qué motivos habrá gente que prefiera tu propuesta a lo que ya hay.

4.    ¿Qué hace tu producto? Hay que describir con claridad y nitidez en qué consiste tu servicio o tecnología, explicar qué hace el producto.

5.    ¿Cuáles son las principales características y beneficios de tu servicio? Se trata de explicar cómo funciona nuestra propuesta, qué posibilidades ofrece, qué ventajas aporta a los usuarios o compradores, etc.

6.    ¿Cómo está protegido tu producto? Pocos emprendedores se plantean esta pregunta. Si la idea está protegida, si existe alguna patente, si puede ser fácilmente copiada por un competidor. Igual sucede con el registro de la marca y el dominio de Internet.

7.    ¿Cuáles son tus principales competidores? Hay que estudiar quién hace algo parecido, en qué situación está, si va adelantado o no. Aunque pueda parecer algo negativo, el hecho de que ya haya mercado puede demostrarle al inversor las posibilidades de éxito de tu idea.

8.    ¿Cuáles son los criterios de compra de los clientes? Hay que conocer cuáles son los factores y su peso en la toma de decisiones del público al que te quieres dirigir.

9.    ¿Cómo se compara con la solución de tus competidores? Si tu producto, servicio o tecnología es superior o inferior en términos de diseño, si está más avanzado tecnológicamente o no, o si es más o menos atractivo o seguro.

  •  MARKETING Y VENTAS: 

10. ¿Cuál es tu mercado objetivo? Identificar cuál es el público y el territorio al que te diriges.

11. ¿Cuál es su tamaño? Tienes que haber estudiado el número de personas o empresas que componen el mercado al que te diriges.

12. ¿Cuál es el crecimiento esperado de tu mercado? Muy importante, si el mercado objetivo al que te diriges está creciendo o menguando y qué previsiones de futuro tiene.

13. ¿Cuáles son los segmentos del mercado objetivo? Hay que identificar los diferentes tipos de colectivos que forman el mercado al que te diriges.

14. ¿Quién paga el producto y por qué? También es muy importante diferenciar entre quién consume nuestro producto, servicio o tecnología, quién decide su uso o compra y quién lo paga, ya que dependiendo de la actividad pueden no ser los mismos.

15. ¿Quiénes son los clientes actuales y cuál es el canal de venta? Cómo llegarás realmente a esos futuros usuarios o compradores.

16. ¿Cuál es la estrategia y plan de expansión por segmento de cliente? No deben hacerse de forma general. Debe haber una para cada segmento del mercado objetivo.

17. ¿Cuál es tu estrategia y plan de expansión geográfica? Dónde vas a lanzar tu producto o servicio y las siguientes ciudades, zonas o países a los que llegarás, dónde y por qué.

  • GESTIÓN Y EJECUCIÓN:

18. ¿Quiénes son los fundadores? Es otra de las preguntas importantes. Qué trabajos has tenido, qué puestos has ocupado, en qué empresas, qué otros proyectos has lanzado o si has participado en algún otro.

19. ¿Quién más forma parte del management? Además de los impulsores o accionistas, qué otros directivos participan en la gestión de la empresa o tienes previsto que lo haga en el futuro, identificándolo con nombre y apellidos. Has de tener previsto, identificado e incluso, a ser posible, apalabrado o comprometido quién va a ser.

20. ¿Quiénes son tus asesores y socios actuales? Quién te asesora y en qué aspectos del negocio y cuáles son tus socios hasta ahora y qué te aportan además del capital.

21. ¿Cuáles son los hitos más importantes conseguidos hasta la fecha? Qué es lo más importante que has logrado hasta el momento con tu proyecto, tanto si ya está en marcha como si no. Si tienes acuerdos firmados, estudios de mercado realizados, si has logrado préstamos bancarios, si ya generas ingresos o si has realizado otras ampliaciones de capital previamente.

22. ¿Cuál es el estado actual de tu empresa y de tu producto o servicio? En caso de que ya esté puesta en marcha la compañía, cuál es su situación en ese momento: si ya está constituida, si has comprado dominios de Internet, si has registrado la marca, si hay en marcha una versión beta, etc. En qué porcentaje has desarrollado el proyecto y en cuánto tiempo estará listo lo que resta.

23. ¿Cuál sería el roadmap de la empresa tras la inversión? Si finalmente te dan el dinero,  ¿Cuáles son las siguientes cosas que vas a hacer con esa inyección de capital y cuáles los siguientes hitos a alcanzar por tu compañía?

24. ¿Cuál es la estructura actual del accionariado? Quiénes son los socios de la empresa y qué porcentaje de propiedad tiene cada uno hasta ese momento.

25. ¿Cuál es tu plantilla actual y tus previsiones de contratación? Tienes que analizar las necesidades de personal de tu firma en cada una de las fases del plan de crecimiento. Cuándo vas a contratar, para qué, cuánto te costará e, incluso, identifica a qué personas concretas incorporarás si se puedes concretarlo en este momento.

26. ¿Cuál es la nacionalidad de la empresa y su estructura legal? No hace falta abrir la empresa en España, puede ser en otro país. Tienes que analizar dónde te conviene montarla y tener en cuenta importantes aspectos legales, como el pacto de socios, el tipo de sociedad, la forma en que se toman las decisiones, etc.

  • FINANCIACIÓN: 

27. ¿Cuál es el modelo de ingresos? Tienes que tenerlo definido claramente. Por ejemplo, a partir de unas determinadas ventas a un precio ya se gana un porcentaje, etc.

28. ¿Cuáles son los costes asociados y las necesidades de inversión? De qué gastos te puedes desligar en un momento dado y de cuáles no.

29. ¿Cómo y cuándo se consigue el punto de equilibrio de la compañía? Es decir, el momento en el que durante tres meses seguidos se igualarán en el día a día de la compañía los ingresos y los costes. Algunos inversores huyen del manido “el primer año pierdo, el segundo empato y el tercero gano”.

30. ¿Cuáles son las posibles salidas para el inversor? Muy importante para los socios y poco tenido en cuenta por muchos emprendedores. La mayoría de las veces se constituyen sociedades limitadas (o anónimas) que no cotizan en mercados bursátiles y, por tanto, si un inversor quiere abandonar en un momento dado, sólo tiene la opción de vender su participación a otro socio o buscar un nuevo inversor. Hay que prever cuáles son las posibilidades de salida, si se van a repartir dividendos o no, cuándo y cuánto.

31. ¿Quiénes son los compradores estratégicos para una posible venta de la empresa? Muchos inversores buscan el gran pelotazo que supone que una gran compañía adquiera la firma. Hay que identificar cuáles son las potenciales compradoras y huir de las típicas: Google o Facebook.

32. ¿Cuáles han sido las ventas de firmas comparables a la tuya y a qué precios? Dónde y cuándo se han vendido proyectos similares al tuyo y por qué cantidades.

33. ¿Cuál es la hoja de ruta de financiación de la empresa? Los autores aseguran que los emprendedores suelen pedir al inversor una cantidad, normalmente entre 200.000 y 300.000 euros, pero no han valorado bien su compañía.

34. ¿Cuál es el método utilizado para valorar la firma? Si le vas a dar un porcentaje de acciones a cambio de su inversión, ¿cómo lo has calculado? ¿De dónde sale su porcentaje de propiedad?

35. ¿A qué se va a destinar cada partida de inversión? Hay que desglosar cuánto se va a emplear en marketing, recursos humanos, desarrollos tecnológicos, etc.

Read More